Dormitorios y muebles con colores divertidos

El hecho de tener una habitación agradable hace que nos sintamos mucho más cómodos en ella y, probablemente, si nos damos un tiempo para imprimirle un toque personal, los momentos que pasemos dentro de este espacio se vuelvan muy placenteros.

Y para empezar a renovar no hace falta invertir mucho dinero. Con algunas ideas originales podemos personalizar el dormitorio y cambiar el aspecto de la habitación.

Color en paredes y muebles, consigue un dormitorio divertido

Primero hay que tener en cuenta que el color influye en nuestro estado de ánimo. Un dormitorio de paredes y cortinas blancas puede ser muy relajante, pero hay que reconocer que los jóvenes necesitan colores vibrantes para despertar sus energías. Así que empecemos por las paredes.

Si en casa se lo permiten, elija un color divertido pero que no sea demasiado impactante, un color muy fuerte no dejará descansar bien. Por ejemplo: colores amarillos en toda su gama desde los más suaves hasta los de tono maíz, son como un rayo de sol inundando la habitación. Los rosas, lilas y celestes también pueden funcionar de maravilla. No es necesario pintar todas las paredes, podemos escoger una o dos, o pintarlas de la mitad para abajo.

Otra buena idea es cambiar las cortinas o persianas por algunas con un toque de color, incluso puede mandar a teñir las que ya tiene. Además puede elegir un cubrecama con un diseño original y llenarla con cojines a juego. Complemente su espacio con pequeños detalles en colores a juego. Se recomienda elegir una gama de no más de tres tonos. Coloque velas, pinte el marco de sus espejos, cambie las pantallas de sus lámparas y verás como poco a poco todo va tomando forma.

Tonos blancos en paredes y muebles del dormitorio

Aunque cueste creerlo, existen una gran variedad de tonos blancos y este color aporta a las estancias gran luminosidad y amplitud. El color blanco es una de las tendencias que más éxito está teniendo en los últimos años. Si lo que buscas es que tu dormitorio sea un lugar lleno de luminosidad, el color blanco es la respuesta a tus necesidades.

Sin dejar de ser un color absolutamente tradicional, la gran variedad de tonos que ofrece esta gama permite una enorme versatilidad en lo que a decoración se refiere, dotando al dormitorio de la personalidad que necesita. Es preferible que las paredes sean lisas y que la pintura blanca elegida sea con brillo, esto dará aún mayor sensación de limpieza.

Si a los tonos blancos en paredes y muebles le añadimos diferentes espejos en las paredes, el espacio resultará todavía mayor, algo ideal para los dormitorios pequeños. Además, permiten la combinación con diversos tonos como los marrones y los negros en los accesorios que aportan un toque exquisito de elegancia.

Combinaciones con negro y marrón 

El plástico, el aluminio, el vidrio o el mármol son materiales que van a la perfección con estos tonos. Existe una enorme gama de blancos (que pueden ir variando hacia los beige, el blanco humo o los tonos hueso), que aportarán una especial y acogedora sensación si finalmente son combinados con alfombras y muebles en marrón.

Si tu tendencia es más cosmopolita, te recomendamos que te decantes por los extremos, la mezcla casi al cincuenta por ciento de los blancos y los negros. Eso sí, los muebles siempre deben tener toques brillantes para aportar mayor sensación de luminosidad y, sobre todo, de amplitud.

Estos tonos son los característicos de la decoración feng shui, cuyo filosofía esencial es atraer las buenas energías a tu hogar. Así pues, además de contar con un espacio lleno de estilo y decorado con exquisito gusto, podrás beneficiarte de los postulados de estas leyes orientales para disfrutar aún más de tu vida en casa.

Leave a Reply